“De los hijos de Isacar, expertos en discernir los tiempos, con conocimiento de lo que Israel debía hacer, sus jefes eran doscientos; y todos sus parientes estaban bajo sus órdenes.” I Crónicas 12:3

Como hijos de Dios tenemos el potencial de ser entendidos en los tiempos y  saber lo que debemos hacer. Cuando alguien sabe lo que debe hacer se convierte en una persona de influencia y más cuando hay tanta incertidumbre en el mundo. En este nuevo año, tú estás escogido para ser un representante del Padre con una gran influencia. Y por esto, es crucial que seas entendido en lo que este tiempo proporciona desde el reino de Dios. Él ha provisto una fuerte impartición para este tiempo por medio de lo profético para que podamos apropiarnos del poder y la provisión para “esta hora”. Deseamos facilitar entendimiento y dirección para que puedas vivir en plenitud y caminar en las alturas que están preparadas para ti (Salmo 18:32, 33).

II Crónicas 20:20

Viviendo establecidos  y prósperos.

“…Cree al Señor tu Dios y serás establecido; cree y permanece firme a sus profetas y prosperarás.”

Conocer los tiempos y saber qué se debe hacer es una gracia que Dios Padre ha dado a sus hijos bajo el nuevo pacto. Conocer los tiempos es aprender a discernir las muchas maneras en las que el Padre nos habla y nos ayuda a captar lo que Él está comunicando. Como hijos maduros entendemos que nuestro “oír” es ver y obedecer, y esto nos coloca en la condición y posición necesaria para vivir lo pre establecido por el Padre. Genera expectativa para este año. Genera expectativa con respecto a tu relación con el Padre porque estás destinado a subir y vivir en dimensiones mayores de intimidad, legislando como hijo de Dios en tu mundo a favor de otros.

Cree al Señor tu Dios

Creer al Señor tu Dios es determinar creer TODO lo que el Padre ha dicho, lo que dice y lo que te dice a ti. La fe es una decisión del corazón, ya que no requiere de hechos ni de los cinco sentidos para poder creer. Creer al Señor te establece firme en sus propósitos, en su protección, en su provisión y en su plan. Son cuatro aspectos donde puedes enfocarte en este año.

Ser establecido significa que NO serás movido por tu entorno ni por las circunstancias. Este año debes determinar ser muy intencional en tu creer. El caos en el sistema del mundo incrementará en este año, pero el hijo de Dios que cree al Señor su Padre, estará establecido en cada área de su vida. Creer al Señor tu Dios te lleva a vivir establecido.

Cree y permanece firme a sus profetas

Creer y permanecer firme a los dones que Dios te ha dado te lleva a prosperar. Dios ha escogido dar dones a los hombres y por medio de ellos capacitar, equipar y perfeccionar a los santos para la obra a la que fueron llamados a hacer. Es un año de incrementar la conexión de corazón y la confianza en los dones que fueron colocados por el Padre en tu vida. Son ungidos para perfeccionarte y llevarte  a vivir en mayor plenitud en su buen plan.

Saber que es Dios quien te coloca en el Cuerpo es fundamental para poder permanecer. Creer que el Padre te haya dado Pastores, dones, conforme a su corazón, es necesario para poder creerles y permanecer firme a ellos. Tú estás donde estás porque Dios Padre te ha colocado allí, (al menos que te hayas movido por tu propia prudencia). En este lugar en el Cuerpo, bajo la impartición de tus dones, recibirás enseñanza (luz), instrucción que te encaminará en cada aspecto de tu vida. La influencia divina del don activará la gracia de Dios en tu vida, llevándote a vivir el plan y propósito de Dios Padre. Allí, en esa condición y posición, creyendo y permaneciendo firme a tus dones, serás prosperado en toda buena cosa. Este es un año de prosperar hacia la abundancia del reino en todas las áreas.

Visión 20/20

Ten la expectativa de que tu visión espiritual se va a agudizar. Tendrás la dotación de ver claramente en la esfera espiritual para tu vida. Visión 20/20 implica la capacidad de ver lejos y de cerca. Activa tu fe sobre esa impartición. Tendrás la facultad espiritual de ver más lejos el plan que Dios Padre tiene para ti, sin perder de vista las cosas cercanas de las cuales debes ocuparte diaria y semanalmente.

Hechos 20:20

Este será un año en el que vemos un incremento de fruto y avance en la visión. El compromiso en la asistencia a las celebraciones se va a incrementar. Podemos esperar personas por primera vez que entran desde la calle,  sin ningún contacto previo. Los Encuentros de Amistad van a ser un punto de atracción y el deseo de dejarse pastorear y madurar va a incrementar en la Iglesia en general. La percepción de la “necesidad” de estar bien concertado y unido entre sí como miembros del Cuerpo, llevará la Iglesia a un mayor nivel de madurez e influencia en la sociedad. Las semillas que se han sembrado en años anteriores con respecto a la visión van a dar su fruto en este año. Hay una unción, un poder sobrenatural para prosperar en lo que Dios nos ha llamado a ser como familia, un movimiento en el templo y por las casas.

En 2020 estamos culminando un periodo de 3 años que el Apóstol Martín profetizó en 2017. Una palabra idéntica que le fue profetizada por otros… Un periodo de tres años que está culminando y dando inicio a algo nuevo.

En 2020 estamos entrando en un segmento de 10 años. Algo que el Padre reveló el viernes 11 de Octubre de 2019. Un periodo en el que el Padre está acelerando una obra en su Iglesia para colocarla en la condición y posición para este tiempo. Es un tiempo de manifestar con demostración del Espíritu y poder la realidad de nuestro Señor y su reino, trayendo solución y respuestas a nuestro mundo. La Iglesia se levantará a resplandecer de una manera sin precedentes. Hijos de Dios que han estado apagados en su don y llamado será reactivados provocando un resplandor mayor en todo el Cuerpo. Es sumamente importante que podamos “tirar” del poder y unción de esa Palabra que Dios soltó y vivir esa realidad en nuestras congregaciones locales.

A medida que tú determines vivir en tu identidad de un hijo maduro, estarás alineado a la obra que el Padre está realizando. En el mundo será un tiempo de turbulencia, pero los hijos de Dios tendrán la sabiduría para navegar en esas aguas turbulentas.

El número hebreo para nuestro año “2020” es el número 5780, que significa “boca”. Muchos apóstoles y profetas están diciendo que estamos entrando en una dimensión mayor de decretar los propósitos de Dios. Nosotros también damos testimonio de que es así y debemos prepararnos para caminar en esa dimensión del poder de nuestra boca. Para esto, es sumamente importante hablar solamente lo que sabemos que son los propósitos de Dios y creer verdaderamente en el corazón lo que estamos decretando. Demasiados cristianos realizan declaraciones con su boca netamente desde su mente, de cosas que desean que sucedan pero que realmente no creen en su corazón. Están creando una brecha entre su boca y corazón provocando que las palabras que se hablan o decretan sean palabras huecas y vacías. Debemos corregir esto. Toma el tiempo para frenar tu hablar y comenzar a meditar sobre lo que realmente crees. Activa tu medida de fe y mézclala con la Palabra de Dios y con lo que es tu derecho en la Palabra. Haz que lo que declaras y decretas tenga el peso espiritual de autoridad que debería conllevar. Evita palabras necias que dañan tu creer interno y sé el “vocero de Dios Padre” aquí en la tierra para manifestar lo que está preparado para este tiempo.

Este nuevo año 2020 es un año sin precedentes en gloria, poder y manifestación. Es nuestro tiempo como hijos de Dios, como Iglesia, de llenar la tierra con el conocimiento de la gloria de Dios. Levántate confiadamente en quien eres, honra la obra de nuestro Señor y manifiesta “el cielo aquí en la tierra”. No solamente serás de bendición para otros, tú serás el primer beneficiado de ese poderoso fluir de gloria y gracia desde tu interior.

2020 Viviendo establecidos y prósperos

SHARE
Apostol Kimberly Angulo
El apóstol Kimberly Angulo es una destacada maestra de la Palabra de Dios, caracterizada por exponer su enseñanza de una forma clara y práctica. Fiel e inteligente administradora, ha provocado que Cosecha Mundial a través de diferentes actividades (educativas y sociales) irrumpa en ámbitos seculares con el mensaje de Cristo. Cristo es el Señor de su vida y la razón de caminar.