No solo somos hijos, sino también discípulos, fuimos llamados a serlo . Tomar la responsabilidad que Dios me dio, me lleva a cumplir con el propósito que El ya determino para mi vida.  ¿Sabes, Tú, que naciste con un propósito? Esto es muy importante, Dios quiere que captemos eso, porque propósito nos da una visión, y visión nos da una dirección. ¿Qué es visión? ¿Cuál es la visión que tenemos como ministerio Cosecha Mundial? Visión es lo que me lleva a estar enfocado en algo, que ya está dentro de mí, que anhelo, que está en mi mente y en mi corazón y me da las herramientas y estrategias para alcanzar esa visión.  “Somos un movimiento de encuentros de amistas, que existimos para PREDICAR el evangelio (buenas noticias), PASTOREAR a creyentes, PREPARAR discípulos, que formen a otros discípulos y PLANTAR líderes en cada nación del mundo. Esta es nuestra visión y PROPOSITO” Muchas veces la hablar de visión y leerla y declararla, nos asusta, ¿no? ¿Por qué? Porque enseguida se nos viene  a la mente la palabra MINISTRO y es ahí donde ponemos una barrera y empezamos a poner peros, a nos involucrarnos tanto, a dejar de venir al encuentro… porque lo primero que viene a nuestra mente es que no estamos preparados, no se orar, y muchos cuestionamientos mas, ¿oh no? No le pasa?

Ahora si Dios nos dijo que ya nacimos con un propósito, como llevar la visión que El dio a nuestros Dones, a nuestros Padres Espirituales, a nuestros Apóstoles a nuestro diario vivir? Tendemos a hacer nuestros propios planes, y a pensar que ellos son parte del plan de Dios, de su propósito, y no le preguntamos si es su voluntad… basta con que a nosotros nos parezcan que están bien.

Proverbios 19:21 habla de eso pero dice que más allá de mis planes el plan, el propósito de El prevalecerá, pero ¿Porque a veces no lo podemos vivir o no se manifiesta? 

Por lo mismo que comentamos, porque no inclino mi oído a escuchar su voz, a consultarle a Él, lo que debo hacer… le consulto a cualquier persona, a veces; menos a Él.  Debemos entender y saber, que sus planes para nuestra vida son siempre, siempre de Bien, de paz, y que su voluntad no añade tristeza. Entonces debemos aprender a inclinar nuestro oído a su voz y empezar a aprender a caminar en la visión para que su buena voluntad, agradable y perfecta se manifieste en cada área de nuestra vida.

Cada área de nuestra vida, debe estar sumergida en la visión. ¿Cómo? Por ej.: nuestra familia necesita que conozcan las buenas nuevas? ¿Nuestro matrimonio?, ¿nuestra economía? ¡Sí, claro! lo necesita entonces ¿qué debo hacer? PREDICAR, hablar lo que Dios dice, una vez que las dije, PASTOREAR y ¿qué es? Cuidar, dar el alimento correcto, con los nutrientes de la palabra de Dios, para que se establezcan en esa área, entonces tome desde la raíz los nutrientes que la palabra tiene para que crezca y se desarrolle saludable; una vez que pastoreo,  PREPARO,  enseñando, capacitando, preparando cada área para que pueda aplicar la palabra y tenga deposito; y después PLANTO para que se pueda cumplir el propósito, se manifieste en cada área. Entonces la visión es para cada área de mi vida, no solo para ser ministro, y cuando sumerjo cada área a la visión, tengo dirección, no se está sin rumbo, sin saber a dónde se va, y sin saber qué resultado que voy a tener. Porque el resultado es lo que Dios ya dijo que voy a vivir. Wwwuuuuoooo!!!!!!!!!! Es tremendo descubrir esto, porque me doy cuenta que visión está diseñada para mi ; La visión está diseñada para mi, para cada área de mi vida, para que yo camine en ella, y llega a cumplir mi propósito. Entonces qué debo hacer? es enfocarme en ella, poner mi mirada en la cosas de arriba, porque las situaciones nos quieren distraer, pero la palabra de Dios, su mirada, su hablar me lleva a enfocarme en una dirección. Isaías 46:9-10 la visión es completa, el propósito ya está cumplido, debo permanecer en la visión, trabajándolo y actuando en ella, en cada “P”

SHARE