Santiago 4:7 cita la primera resistencia, resistir al diablo. Hechos 7:54 expresa que debemos cuidarnos de No resistir al Espíritu Santo, que es la segunda resistencia. Si mi corazón no está circuncidado por la palabra puedo resistir al Espíritu Santo. Y Mateo 18; Hebreos 12:15 menciona que tengo que cuidarme de las ofensas.

  1. A) Una ofensa me lleva a enfermarme emocionalmente.

1- Lo que está enfermo dentro mío repercute en mi cuerpo.

2- La ofensa crea una raíz de amargura y hace que me aparte de la fe.

Cuando alguien me ofende se hace una fortaleza en mi vida y empiezo a perder.

3- Muchas personas están enfermas, pero no es físico es espiritual, porque dejan de caminar.

La persona que tiene una ofensa no prospera más.

4- Si se para la prosperidad en mi vida es porque algo está pasando, debo chequearme y si alguien me ofendió debo ir y pedir perdón. Si estoy bien por dentro estoy bien por fuera.

5-La falta de perdón crea malos hábitos en nuestras vidas.

  1. B) Debo fortalecerme en Él (Efesios 6:10)

Dios no hace el trabajo por mí, debo hacerlo yo.

Por lo demás: es lo último que les tengo que decir. Lo que deben hacer es fortalecerse, quería decirles el Apóstol Pablo.

¿Cuáles son los beneficios de fortalecerme?

Crea en mí hábitos correctos que me dan los nutrientes correctos para que yo pueda vivir una vida victoriosa

El justo por fe vivirá: un justo es alguien que no tiene deudas, es un hijo de Dios y vive por fe una vida abundante.

Los nutrientes de la palabra de Dios me llevan no ser una persona que siempre está necesitada.

  1. C) Para poder resistir estas tres cosas debo tener un espíritu fuerte a través de nutrirme:

1- Honrar a Dios y su palabra. (Dios lo dijo y yo lo hago)

2- Honrar a las autoridades que Dios ha puesto sobre mí. (2º Crónicas 20:20)

Creer en hebreo: tener un sentimiento fiel a lo que me dijeron (Hebreos 13:3), certeza y ser genuino

3-  Entonces soy libre de la manipulación: soborno, está hablando de ser inducido a pervertir mi corazón, pensamientos, mi hablar y mis acciones.

Perversión: tener otra versión de la correcta o no ser correcto en lo que creo.

  1. D) ¿Qué tengo que hacer para guardarme del soborno?

1  – Caminar en el plan eterno e inalterable de Dios (Efesios 1:3-11)

Solamente gente con un espíritu fuerte es responsable en tomar su herencia que es el plan eterno inalterable de Dios.

2- Gente que vive con un espíritu fuerte es gente que vive en lo plantado (Jeremías 1:9-10)

Plantar: dar una vida. La biblia dice que es tiempo de plantar

 ¿Qué es nueva vida?:

  1. Productividad.
  2. Al ser productivo yo sé que he sido elegido.
  3. Al ser productivo yo sé que voy a llevar mucho fruto.
  4. Al llevar mucho fruto yo sé que mis resultados van a ser permanecen.

 

3- Gente con un espíritu fuerte permite que Dios toque su medio ambiente: un conjunto de circunstancias (culturales, económicas y sociales)

4- Gente con un espíritu fuerte vive lo que dice el Salmo 128:

Esta clase de hombre es productivo. Y por ser productivo  con un espíritu fuerte  su esposa es una mujer virtuosa: Que camina en Pacto y da resultados, es una ayuda idónea: Se para firme al lado de su esposo y lo defiende. (Proverbios 31:10)

Sus hijos llevan el nombre del Padre:

  1. Construir el nombre de una familia.
  2. construir una nación
  3. construir una sociedad

Quiere decir que hijos que construyen el nombre de una familia, de una nación y de una sociedad, son hijos que construyen con la enseñanza correcta. Y la familia, la nación y la sociedad se vuelven productoras de luz.

Luz: revelación resultados y productividad.

Reflexión:

Gente que tiene un espíritu fuerte, son hombres y mujeres que caminan en un poder tremendo, su esposa sobrepasa el valor de las piedras preciosas y sus hijos son la crema de la sociedad. Entonces en esa descendencia no hay vagabundos ni ladrones, no hay hijos que nacen muertos porque son una herencia bendita.

Un espíritu fuerte me hace alguien  victorioso sobre satanás, alguien que no resiste al Espíritu Santo  y  una persona que cuando alguien me ofende estoy listo para perdonar. No voy a tener una cerviz dura ni un corazón incircunciso porque voy a entender lo que el Espíritu Santo está haciendo y me voy a someter a eso. Y cuando alguien me ofenda no voy a responder con ofensa sino con perdón.

Predicación Apóstol Martín Angulo. Domingo 6 de Marzo de 2011, Pm

SHARE