¡Este es el mejor tiempo para estar vivo para la iglesia! ¡La mejor hora para la iglesia es ahora! Isaías 60, fue escrito mientras los israelitas estaban en cautiverio. Independientemente de las circunstancias en el mundo que nos rodea, ¡debemos levantarnos y brillar! No somos de este mundo, pero estamos en él para ser Jesús para el mundo, ¡sin olvidar quiénes somos EN Cristo!

Estaba leyendo un libro de Rick Renner, y en él escribe de Hebreos 6:12, acerca de ser perezoso. Me pregunté qué significaba eso. Al continuar leyendo en su devocional, sacó a la luz algunas cosas, y eso era exactamente con lo que estaba lidiando, pero hasta entonces no había podido identificarlo.

Hebreos 6:12, RVR “A fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.”.

NTV “Entonces, no se volverán torpes ni indiferentes espiritualmente. En cambio, seguirán el ejemplo de quienes, gracias a su fe y perseverancia, heredarán las promesas de Dios”. Algunas traducciones dicen “perezoso”, pero el versículo 10 dice: “Pues Dios no es injusto. No olvidará con cuánto esfuerzo han trabajado para él y cómo han demostrado su amor por él sirviendo a otros creyentes como todavía lo hacen.” No se trata de ser vago, ¡se trata de ser perezoso! Entonces, ¿Qué significa la palabra “perezoso”? La palabra “perezoso” proviene de la palabra griega “nothros” y describe algo que es insípido, monótono o poco emocionante; algo que es lento y flojo, o algo que ha perdido su velocidad o impulso. Denota una persona que se ha vuelto desinteresada y cuya pasión ha sido reemplazada por una mentalidad mediocre, o de todo o nada. Es como una vela que no arde con tanta intensidad como antes, y ahora su llama se ha reducido a un mero parpadeo. Es alguien que ha perdido la pasión o intensa convicción sobre un asunto que alguna vez le fue de gran importancia.

Cuando leí esto, ¡me vino convicción! ¡Estaba simplemente haciendo las actividades de la vida y el ministerio! ¡Había perdido la pasión y el celo por las cosas que más amaba! Pero no sabía lo que me pasaba. Me encanta mi encuentro de amistad, pero temía ir el día del encuentro. ¡Ahora sabía que había permitido que “la pereza” se adhiriera a mí! ¡Necesitaba sacármela de encima! Cuando estamos en este estado de “pereza” no somos tan conscientes de las cosas del espíritu. Tenemos dificultades para oír o ver cosas en el espíritu porque nos hemos vuelto “espiritualmente insípidos e indiferentes”.

La pereza no tiene que ver con la cantidad de energía que gastas. Habla de la condición interior. Por fuera puede parecer que vamos hacia adelante, ¡pero por dentro somos neutrales, aburridos e indiferentes! Pero eventualmente, si no tenemos cuidado, se manifestará externamente. Entonces no vamos al Encuentro de amistad, a las celebraciones o no le hablamos a nuestros vecinos de Jesús. Nos sentimos cómodos con la pereza en nuestra vida. En cuanto a las cosas que Jesús nos comisionó para hacer, solo ponemos excusas para no hacerlas. ¡El perezoso no es una mascota! ¡Tenemos que echarlo de nuestra vida!

Hebreos 6:12 podría interpretarse de esta manera:
“Deja de ser perezoso, deja de actuar como alguien que ha perdido el entusiasmo y emoción, y ahora se ha hundido en un estado de lentitud, aburrimiento, monotonía, flojera, insipidez y desinterés.

1. ¡Sácate ese perezoso de encima!

2. Efesios 5:18, ¡Sed continuamente llenos del Espíritu Santo!

3. 2 Timoteo 1: 6, ¡AVIVA el fuego del don! ¡Tenemos que avivar las cosas en nosotros! ¡Recordarnos quién vive EN nosotros! ¡El Espíritu que resucitó a Jesús de entre los muertos vive EN nosotros!

¡Dios está llamando a la iglesia a levantarse y brillar! Si permitimos que continúe esa pereza, no seremos para el mundo lo que necesita. ¡El mundo necesita que seamos Jesús! ¡Emocionados, apasionados y llenos de vida! ¡Vida de resurrección!

SHARE